miércoles, 15 de septiembre de 2010

Poema II

Dulce el viento
esta noche sola,
mi piel no bebe
y te espera ansiosa,
no hay gránulo
en mi vientre
y yo te deseo.

Acerca tu cuerpo
como un brioso corcel a mis pechos
y muerde su leche,
hombre, 
yo te amo,

hazme tu flor de penumbras
ábre este  cáliz y bésame
penetra la luz que persigues
aplasta mi  frente y sigue
hasta donde tú quieras,

espero ansiosa el  mentón
mientras el susurro de tu voz
gime en mi hombro,

asciende y deciende
sobre el huerto

y yo espero  colear
sobre esta estera
que he bordado
con tu nombre.

Deséame 
soy tu  placer

te haré un altar
para invocarte
entre ligados hatos, 

y estas ansias
de besar tus muslos

me dejen y
contemple la lluvia


cómo evapora. 

2 comentarios:

Myriam dijo...

Intenso y bello, como tú sabes decir...

PAULA dijo...

Solo puedo decir que me encanto Ana. Un abrazo.